Gadgets multisensoriales ayudarán a que los viejitos disfruten su soledad

99
pasarela de pagos con criptomonedas

Los servicios de cuidados de personas de la tercera edad podrían tener un gran aliado en los gadget multisensoriales. Estos sensores no son realmente una novedad y se han incorporado a la oferta de algunos Smartphone.

Sin embargo sí es una constante es el cada vez más urgente deseo que tienen los viejitos de emanciparse. En los países del primer mundo parece un destino irremediable que el geriátrico sea la última morada de los ancianos.

Aunque no hay una estadística precisa existe un grupo de personas de la tercera edad que disfrutan de estar solos. Quieren pasar los últimos días de sus vidas en la paz de sus hogares. Desean que la cotidianidad los llene. Despertar, prepararse el desayuno, salir a caminar, tener vida social y proseguir hasta que el sol se apague.

Puedes leer: IOTA se halla en el radar de expectativas del Deutsche Bank

No obstante las presiones sociales obligan a la prole ya crecida a obsesionarse por el bienestar de sus padres. Esta preocupación puede derivar en una invasión a la intimidad al punto de tratarlos como “irresponsables”.

IOTA y los gadget multisensoriales

Los desarrolladores de productos con tecnología IOTA están abarcando todas las posibilidades de la Industria 4.0. Es así que los gadget multisensoriales están en su interés. Se trata de sensores que ayudan a cuidar la salud de los adultos mayores; además de darles espacio para vivir.

Muchas empresas ofrecen relojes inteligentes que vigilan a los que están de primeros en la fila para ver al Señor. Se trata de smartwacth que están “linkeados” a monitores, cuidadores y servicios de emergencia que vigilan a los padres. Se tratan de unos complejísimos “baby calls”, pero para viejitos.

Sin embargo el problema no lo soluciona del todo que estos dispositivos estén aparejados con los hijos. Desde todo punto de vista esta tecnología debería ser una herramienta de trabajo para los servicios de cuidados de adultos. De manera interesante podrían ocasionar una disrupción en el modelo de negocio y conseguir ahorros importantes.

Los nursing home por un bajo costo podrían monitorizar a los adultos mayores de una forma no invasiva. Ellos, junto a los primeros en responder tienen más posibilidades de ayudar a la hora de una crisis que los hijos.

Puedes leer: La lección que dejó la aplicación de la Ley Seca norteamericana

Y es precisamente allí cuando los gadget multisensoriales ganan interés para IOTA. El cuido de los viejitos podría facturarse en micro transacciones. Solo se cobraría una tarifa plana por el gadget y nada más que las eventualidades serían adicionales.

IOTA y la Internet de la Cosas

Los smartwacht multisensoriales hacen la mayoría del trabajo. Son dispositivos que están conectados y forman parte de la Internet de las Cosas. Son supremamente útiles para aquellos “mayores” gruñones que no desean negociar su independencia. No desean a nadie al lado y mucho menos que los recluyan en un geriátrico.

En líneas generales los dispositivos están conectados al 4G. Proporciona llamadas de dos vías manos libres. Tienen detector automático de caídas, control de frecuencia cardíaca y recordatorios de medicamentos diseñados para ayudar a las personas mayores. La premisa del aparato en garantizar la independencia de los adultos.

Según Pew Research, casi el 20% de las personas de la tercera edad de todo el mundo viven solas. Pero siempre hay fuerzas encontradas. Los adultos mayores desean envejecer en sus hogares y conservar su independencia. En contraparte sus seres queridos se preocupan por la seguridad o su capacidad para moverse y completar las actividades diarias.

El tenor multisensorial que revisa la IOTA es muy interesante. Los desarrolladores creen que pueden adaptar la tecnología IOTA-Tangle a los gadgets. Los smartwacth poseen un monitor de frecuencia cardíaca integrado y un sensor. El reloj también mantendrá un ojo en la frecuencia cardíaca y alertará al usuario de la actividad irregular. Asimismo informará sobre una frecuencia cardíaca acelerada o más lenta que la media.

Un ejemplo interesante

TCL Communication ha presentado recientemente su aparato multisensorial MOVETIME Family Watch. Con él las personas mayores permanecen conectadas enviando mensajes de voz o de texto. También pueden compartir fotos o emojis directamente desde su muñeca.

El reloj ofrece llamadas bidireccionales para que los mayores puedan reportarse con sus parientes mediante una simple solicitud manos libres. El MOVETIME Family Watch también tiene seguimiento diario de la actividad y control del sueño.

Puedes leer: Bosch explica con humor que sin conectividad no habrá industria

Además ayuda a las personas mayores a realizar un seguimiento de su actividad y calorías, mientras mide su duración del sueño, ciclo y eficiencia. Estas herramientas proporcionan información que puede ayudar a mejorar sus hábitos de vida. Las personas mayores también pueden aprovechar los recordatorios de actividad o medicamentos del reloj, manteniéndolos activos mientras se aseguran de que siempre tomen sus píldoras a tiempo.

Comentarios

comentarios