IOTA como infraestructura digital: Aplicando el Plan B las «transiciones de fase» al token IOTA

430

Image for post

Con la narrativa de Bitcoin como un ‘instrumento financiero’ ganando popularidad en 2021, tiene sentido revisar cómo la utilidad del Token IOTA está creciendo debido a las actualizaciones técnicas y las fuerzas macroeconómicas. En este blog, aplico la idea de PlanB de «Transiciones de Fase» y expongo una posible evolución del Token IOTA como recurso principal para la infraestructura digital en la economía global de las máquinas.


El modelo S2F de PlanB ha cautivado a mucha gente, no sólo por sus oportunas predicciones, sino también por su clara evaluación de las narrativas que se le han asignado a Bitcoin a lo largo de los años. En la terminología de PlanB, estas narrativas se denominan «Transición de Fase», utilizando el ejemplo clásico de los diferentes estados que puede adoptar el agua:

Durante las transiciones de fase, las cosas adquieren propiedades totalmente diferentes….El ejemplo clásico de las transiciones de fase es el agua. El agua existe en cuatro fases (estados) diferentes: sólido, líquido, gas e ionizado. Todo es agua, pero el agua tiene propiedades totalmente diferentes en cada fase.

Más adelante en el mismo artículo, argumenta que el dólar estadounidense también ha experimentado múltiples transiciones de fase:

Por ejemplo, el dólar estadounidense ha pasado de ser una moneda de oro (un dólar = 371,25 granos de plata pura = 24 granos de oro), a un papel respaldado por oro («En moneda de oro pagadera al portador a la vista»), a un papel respaldado por «nada» («Este billete es de curso legal para todas las deudas, públicas y privadas»).

Y que el Bitcoin está siguiendo su propia trayectoria mientras la gente se cuestiona su papel en la sociedad:

  1. «Prueba de concepto» -> después del whitepaper de Bitcoin [5]
  2. «Pagos digitales» -> después de la paridad con el USD (1BTC = 1 dólar)
  3. «E-Gold» -> después de la primera reducción a la mitad, casi la paridad del oro (1BTC = 1 onza de oro)
  4. «Activo financiero» -> tras la segunda reducción a la mitad (hito de 1B de transacciones al día, claridad legal en Japón y Australia, mercados de futuros en CME y Bakkt)

Traigo esto a colación porque IOTA, un proyecto que ha estado cerca de mi corazón durante algún tiempo, está experimentando una transición similar, de la que se está empezando a hablar en nuestra comunidad cada vez más a medida que lanzamos nuestras actualizaciones Chrysalis y Coordicide.

Entiendo las transiciones de fase de Bitcoin, pero ¿qué pasa con IOTA?
Para aquellos de ustedes que son nuevos en el ecosistema IOTA, IOTA es una tecnología de ledger distribuido desarrollado para ser la columna vertebral de la próxima economía de las máquinas, Internet de las cosas, y el mundo de la automatización. Al igual que con la mayoría de las tecnologías de ledger distribuido, la «Tangle» de IOTA tiene un instrumento para realizar transacciones de valor llamado ‘El Token IOTA’ que fue diseñado específicamente con los pagos de máquina a máquina en mente.

Image for post

Fase 1: Divisa de las Máquinas
Si las máquinas necesitan actuar como agentes independientes en una economía distribuida, deben tener medios para transferir valor con atributos que sean:

  • Ligeros – No puede ser una carga para las máquinas que la utilizan.
  • Descentralizada – La moneda no puede requerir que las máquinas, se comuniquen constantemente con autoridades centralizadas como, por ejemplo, un banco. Deben ser capaces de negociar directamente entre ellas a nivel de protocolo.
  • Sin tarifas: si las máquinas van a enviar microtransacciones entre sí, deben tener un sistema en el que puedan enviarse transacciones infinitesimales sin que ello suponga asumir grandes costos para la máquina.

Debido a estas propiedades, se podría argumentar que la primera fase de transición de IOTA fue como Divisa para las Máquinas.

Una nueva transición parece estar tomando forma a medida que el ecosistema y la funcionalidad del token IOTA evolucionan, una transición que amplía nuestra funcionalidad original a la luz de las próximas mejoras técnicas del Protocolo IOTA.

Image for post

Fase 2: Infraestructura digital
Para llegar a ser totalmente descentralizado, IOTA está incorporando una serie de innovaciones técnicas a nivel de protocolo, una de las cuales se conoce como Mana. No vamos a profundizar demasiado en los fundamentos técnicos de Mana o su relación con otros componentes de IOTA 2.0 en este post, pero puedes revisar el concepto de Mana en un blog anterior y estar atento a información más detallada sobre Mana que se publicará en breve.

Mana es un recurso escaso y limitado generado por el Token IOTA que permite a cualquiera enviar transacciones sin comisiones en la red. El atributo de la escasez es necesario, porque los recursos escasos se requieren a menudo en los sistemas distribuidos para limitar el riesgo de ataque a un sistema (como por ejemplo, el spam en la red). Los participantes de la red IOTA generan Mana mediante la posesión de tokens IOTA, permitiendo a las naciones y corporaciones del mundo el acceso al «ancho de banda» en la red IOTA.
Utilizamos el término «ancho de banda» deliberadamente aquí porque hay muchas similitudes con otro tipo de infraestructura digital que muchos podrían conocer: El Espectro.

El Espectro es una tecnología interesante con propiedades interesantes:

  • El espectro electromagnético se compone de una gama natural de frecuencias que existen a nuestro alrededor.
  • El espectro es un recurso muy escaso.
  • Las frecuencias del espectro tienen una utilidad increíble, ya que nos permiten, por ejemplo, construir sistemas de comunicación que «envían datos por el aire».
  • Son muy codiciadas y buscadas competitivamente por organizaciones de todo el mundo.
  • El espectro puede comprarse en un mercado abierto y (casi) cualquiera puede intentar adquirirlo.
  • El espectro es la columna vertebral del siglo XX y principios del XXI.

El maná tiene propiedades muy similares a las del espectro:

  • Se compone de una propiedad natural en la Red IOTA (enviar y recibir transacciones).
  • El maná es un recurso muy escaso.
  • Mana tiene una utilidad increíble, permite a cualquier persona en el mundo enviar datos, de forma gratuita, a través de una red global descentralizada.
  • La gente querrá generar Mana porque quiere convertirse en socio de esta nueva economía global de las máquinas. Algunos podrán adquirir Mana para aplicaciones de datos y negocios, mientras que otros podrán adquirir Mana puramente para poseerlo y alquilarlo a otros actores de la red.
  • Mana se podrá comercializar y comprar en un mercado abierto, lo que permitirá a cualquiera adquirirlo o alquilarlo.
  • El maná tiene el potencial de convertirse en el «petróleo digital» que hace funcionar la economía de las máquinas del siglo XXI

Las nuevas propiedades otorgadas al protocolo IOTA por Mana incorporan al token IOTA características consistentes con aspectos de la infraestructura física y digital, un grupo de tecnologías cuyo gasto de capital está creciendo por decenas de miles de millones cada año a nivel mundial.

Lo que viene 
Tesla, de Elon Musk, compró recientemente 1.500 millones de dólares en Bitcoin para apoyar a una de las mayores empresas del mundo. Del mismo modo, creo que IOTA empezará a ser comprado por grandes organizaciones que se tomen en serio el actuar como «socios de infraestructura de IOTA» en la próxima economía de las máquinas. En cierto modo, están capturando y almacenando valor en un sistema con utilidad real: Miles de millones de máquinas y humanos interactuando en un mundo altamente optimizado y automatizado. Esto es ya una consideración seria para las empresas que buscan «capturar valor» del próximo cambio hacia una sociedad más automatizada.

Con el próximo lanzamiento de la red de pruebas de IOTA Nectar (la implementación final de la red de pruebas de IOTA totalmente descentralizada o «IOTA 2.0»), empezaremos a ver cómo surge esta nueva propiedad. Los poseedores de tokens IOTA tendrán la oportunidad de apoyar un nuevo tipo de infraestructura digital, una que ningún individuo o corporación «posee» completamente, pero en la que todos pueden participar y ser responsables. Será interesante ver cómo las partes se aprovechan de esta nueva oportunidad a medida que más y más socios de infraestructura IOTA se dan a conocer públicamente en la preparación de la próxima arquitectura de IOTA 2.0.

Por último, como todas las cosas de IOTA, nuestro objetivo es y siempre ha sido «expandir el pastel» y llevar el mundo de la tecnología de ledger distribuido al mundo real para los individuos, las corporaciones y las empresas. Con una transición de fase del token IOTA en el ámbito de la Infraestructura Digital, es posible que de nuevo rompamos los límites de cómo la gente ve, usa y aprovecha los activos digitales.

Nota: Soy consciente de que hay todo un modelo económico detrás del trabajo de PlanB. Mi intención con este artículo era provocar una conversación y, con suerte, inspirar a otros en la comunidad más amplia para explorar y ampliar este fenómeno natural que parece estar ocurriendo con el token IOTA. Si tienes un interés en la infraestructura y/o la economía y quieres explorar este pensamiento más a fondo, por favor, siéntete libre de ponerte en contacto conmigo, con la comunidad IOTA o de ampliar los conceptos compartidos anteriormente.

 


Artículo original escrito por Dan Simmerman:

IOTA as Digital Infrastructure: Applying PlanB’s ‘Phase Transitions’ to the IOTA Token

Comentarios

comentarios

pasarela de pagos con criptomonedas