IOTA & Climate Check – Conociendo el proyecto sustentable de MRV

660

En IOTA, existe una firme visión acerca del impacto positivo de las tecnologías del IoT tanto en el sistema económico como en la vida cotidiana. Sin embargo, a menudo es difícil precisar cómo estas tecnologías aportan valor hoy en día ayudando a resolver los retos que tenemos aquí y ahora. Tras casi dos años de colaboración, la Fundación IOTA y ClimateCHECK, un proveedor internacional líder de servicios y soluciones climáticas y de tecnología limpia, se complacen en anunciar una asociación estratégica para ampliar la colaboración con el fin de crear tecnologías innovadoras para el cambio climático, las tecnologías limpias y la sustentabilidad que fomenten un ecosistema abierto en torno a protocolos DLT sostenibles. También nos entusiasma compartir los primeros resultados de nuestro ambicioso proyecto en conjunto para crear la solución DigitalMRVTM que agiliza y digitaliza un proceso conocido como Medición, Reporte y Verificación, en pocas palabras MRV.

La Fundación IOTA y ClimateCHECK han estado colaborando a través de varias iniciativas como la Climate Chain Coalition (Coalición de la Cadena Climática) o INATBA, basándose en su visión conjunta de democratizar el acceso a las tecnologías climáticas y construir ecosistemas de múltiples partes interesadas de acuerdo con procesos abiertos y transparentes para la contabilidad ambiental. Como medida importante para movilizar a la comunidad mundial en la lucha contra el cambio climático, los créditos de carbono y la certificación son uno de los instrumentos de mercado más importantes para incentivar las inversiones en actividades limpias y sostenibles. Hoy en día, la necesidad de una alta garantía en este sistema implica procesos de certificación costosos y que requieren mucho tiempo. Especialmente en las economías en desarrollo, este proceso de certificación a menudo restringe los incentivos positivos de poder calificar las reducciones de carbono como créditos de carbono reales debido al coste prohibitivo.

Tom Baumann, director general de ClimateCHECK, ha comentado lo siguiente sobre la iniciativa: «Llevamos trabajando en cuestiones relacionadas con el cambio climático desde 1998 en diversas funciones y, desde 2009, centrándonos en la integración de soluciones digitales en los sistemas de medición, notificación y verificación (MRV). Las innovaciones digitales están avanzando rápidamente y son cada vez más importantes para la ampliación eficiente y eficaz de las acciones climáticas y las contribuciones determinadas a nivel nacional en el marco del Acuerdo de París, así como para las tecnologías smart medioambientales, los mercados de carbono, los ajustes en la frontera del carbono, la divulgación y la financiación del clima, por citar algunos ejemplos. Esperamos ampliar nuestra asociación estratégica con IOTA y sus sólidos ecosistemas digitales para establecer el estándar con DigitalMRVTM para la garantía de próxima generación que permita soluciones innovadoras para el cambio climático, la tecnología limpia y la sustentabilidad.»


Se comenzó con la colaboración con un proyecto piloto conjunto de 14 meses para desplegar DigitalMRV en un sitio de captura y utilización de gas de vertedero en Chile, financiado por el gobierno canadiense a través de Environment and Climate Change Canada (ECCC) como parte del proyecto Reciclos Orgánicos. IOTA está trabajando conjuntamente con los expertos en MRV de ClimateCHECK, así como con Arcadis, ENC Energy, ImplementaSur y el gobierno chileno, para mostrar cómo la digitalización de las actividades de MRV mediante la integración del protocolo IOTA en los dispositivos de entrada puede disminuir drásticamente el costo de MRV y mejorar el uso posterior de la certificación de créditos de carbono mediante la introducción de una única versión de la verdad en las lecturas de los sensores en tiempo real. Creemos que este es un gran paso para demostrar la viabilidad de los Ledgers Distribuidos y, lo que es más importante, de los protocolos sin permiso para la acción climática y la transformación sustentable de nuestros sistemas económicos. A través de este proceso, actualizamos los requisitos básicos para establecer un gemelo digital fiable del vertedero de gas (LFG) a través de flujos de datos inmutables casi en tiempo real procedentes de una serie de sensores in situ.

Franck Portalupi, Director de Asociaciones Tecnológicas de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá comentó sobre el proyecto piloto: «Canadá se enorgullece de apoyar el proyecto piloto de Chile, que está demostrando métodos de vanguardia para el seguimiento de las reducciones de emisiones en tiempo real. Este es un excelente ejemplo de cómo la financiación climática de Canadá está ayudando a los países a cumplir con sus compromisos climáticos bajo el Acuerdo de París.»

IOTA – Un Ledger sustentable

En última instancia, los retos medioambientales nos afectan a todos. En la Fundación IOTA creemos fundamentalmente que esto no sólo conlleva retos, sino también oportunidades. Con nuestra tecnología integrada en el núcleo de Digital MRV, nuestro objetivo es poner estas oportunidades a disposición del mayor número de personas posible. En contraste con los ecosistemas con permisos, la solución Digital MRV aprovecha la arquitectura sin permisos de IOTA mientras mantiene la privacidad de los procesos industriales sensibles a través de IOTA Streams. Las soluciones tradicionales de flujos de datos centralizados tienen una miríada de puntos únicos de fallo inherentes a su proceso y están abiertos a numerosos puntos de manipulación de datos a lo largo del rastro y la tubería de datos. Sin embargo, al aprovechar las capacidades a prueba de manipulaciones, los flujos de datos pueden estar protegidos desde el punto de creación de los datos y transmitirse a través de una red de confianza, sin permisos y sin sentimientos. Esto permite un nivel granular de responsabilidad y transparencia casi en tiempo real sobre lo que está haciendo la instalación, lo que beneficia directamente a la creación y verificación de los créditos de carbono. Su diseño también garantiza que no se introduzcan nuevas vulnerabilidades en los sistemas existentes de control y adquisición de datos (SCADA).

El uso de datos a prueba de manipulaciones es posible gracias a la integración en el proyecto de IOTA Streams y de IOTA Tangle. Con IOTA Streams, los datos se formatean en estructuras de datos fácilmente digeribles cuando se generan en la planta. Luego se asegura a través de integraciones criptográficas construidas en la funcionalidad de Streams y se empuja sobre el IOTA Tangle como un mecanismo de transferencia de datos. El uso de IOTA Tangle como mecanismo de transferencia permite un acceso casi en tiempo real a los datos de la planta, un registro histórico a prueba de manipulaciones de los datos generados, un núcleo escalable que puede ampliarse para cualquier otro tipo de datos climáticos, y un nivel de infraestructura interoperable que no requiere ninguna cuota de núcleo para utilizar o empujar estos datos.

Para el trabajo futuro, la actualización de los créditos de carbono confiables puede habilitarse mediante el uso de frameworks de activos digitales tokenizados que se están construyendo actualmente en la funcionalidad central del protocolo IOTA. Esto creará un enfoque holístico para la creación de créditos de carbono verificables e incentivar el crecimiento económico sostenible a través de la correlación directa de esos créditos de carbono con el impacto que los que ganan los créditos de carbono están haciendo en el medio ambiente. En su fase actual, el proyecto piloto permite probar a fondo la seguridad inherente a los nuevos procesos de gemelos digitales (digital twins), permitiendo la creación de una única fuente de verdad para los datos medioambientales desde el extremo. También elimina las preocupaciones sobre la privacidad de los datos debido a la ausencia de una autoridad central de alojamiento, lo que tiene la doble ventaja de eliminar el tradicional problema de la dependencia del proveedor. El núcleo del protocolo IOTA es de código abierto, sin permisos, sin fees y escalable. Por tanto, esta solución puede seguir creciendo en todo el sector de los gases de vertedero para establecer nuevas normas y niveles de colaboración que históricamente han sido difíciles de conseguir debido a disputas sobre la propiedad y la responsabilidad.

Dominik Schiener, cofundador de la Fundación IOTA: «Desde que iniciamos la Fundación IOTA, nos hemos centrado en crear no sólo un protocolo libre, sino también en utilizar nuestra tecnología para ayudar a abordar los grandes retos humanos del siglo XXI. Estamos muy orgullosos de que, junto con nuestro socio ClimateCHECK y con el apoyo del Departamento canadiense de Medio Ambiente y Cambio Climático (ECCC), hayamos podido demostrar la viabilidad de IOTA para contribuir a aumentar la confianza y reducir los costes en el sector del cambio climático, liberando recursos para contribuir directamente a la acción climática. La solución no solo ofrece una visión de la próxima generación de monitorización de las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también pone de relieve el punto de venta único del protocolo IOTA y sus capacidades para el Internet de las cosas. Nuestra colaboración con ClimateCHECK nos permitió combinar años de experiencia en torno a las normas y la garantía del clima con nuestra posición de vanguardia en la combinación de la tecnología IoT y DLT para mostrar el potencial de IOTA como protocolo sustentable.»

Esperamos estimular la innovación adicional en el espectro de DigitalMRV y ampliar nuestro trabajo a más casos de uso industrial en otros sectores medioambientales, así como incluir proyectos más pequeños e impulsados por la comunidad de nuestro ecosistema en futuras integraciones. Además, el valor de la digitalización de MRV es más poderoso, cuando se combina la transferencia de valor sin sentimientos con capacidades de transferencia de datos a prueba de manipulaciones en un solo protocolo que permite una unificación de los estándares de créditos de carbono tokenizados a nivel mundial. Por último, los bajos requisitos de recursos de IOTA nos permiten llevar la confianza en los datos medioambientales lo más cerca posible del límite. A la vez que se garantiza que esto pueda crecer utilizando una tecnología de libro mayor distribuido que también tiene una baja huella de carbono debido a su modelo de consenso colaborativo y a su diseño de eficiencia energética.

¿Qué sigue?

Este proyecto piloto es solo un paso más en la búsqueda de IOTA de un Internet de las cosas sostenible/sustentable y de la creación de soluciones de sustentabilidad escalables con nuestros socios. Aunque tenemos previsto extender el proyecto a más plantas y diferentes industrias en los próximos 6 meses, también tenemos previsto aumentar el alcance y las capacidades del proyecto en el futuro junto con ClimateCHECK y nuestro ecosistema más amplio.


Post Original: https://blog.iota.org/iota-and-climatecheck-launch-new-digitalmrv-solution-and-strategic-partnership-e3c4f55c8958/

Comentarios

comentarios

pasarela de pagos con criptomonedas