En DeFi no se trata todo de dinero — No todos somos “Crypto Bros”

355

En la entrega de hoy Dominik Schiener CEO y Co-Founder de la Fundación IOTA, nos trae un post con una reflexión acerca de las DeFi y un llamado a la acción. Cuál es nuestro rol dentro del ecosistema cripto? Podemos entre todos aportar nuestro granito de arena en pos del bien común en un tema que nos atañe a todos: el cambio climático.

Esperamos que disfruten tanto como nosotros esta lectura, en la que también nos cuenta el porqué junto con la Fundación IOTA han decidió otorgar 1millón de Libras al Imperial College de Londres, para ayudar a crear el Laboratorio que permitirá la investigación y desarrollo de un modelo de economía circular.


En DeFi no todo es dinero

Permítanme decirlo de otro modo. Ganar dinero no es lo más importante en DeFi. No se trata de avergonzar a los inversores que hicieron su primera o su transacción de cinco milésimos con la intención de ganar dinero. Al fin y al cabo, este es el mundo de las finanzas, y es un espacio que ha hecho que un buen número de personas normales e inversores de alto nivel sean más ricos de lo que eran antes. Estoy a favor de eso. Las DeFi deben ser financieramente beneficiosas para todas las personas. Si no, ¿qué sentido tiene?

Pero las DeFi ya no son ese hermano menor rebelde y semi ignorado de las finanzas mundiales. Es una fuerza a tener en cuenta por derecho propio. Los gobiernos de todo el mundo están sopesando sus opciones a la hora de aceptar bitcoin para el pago de impuestos y mintear sus propias monedas. Se puede comprar Ethereum en Paypal. Las noticias sobre las criptomonedas ocupan los titulares y es motivo de queja y celebración en la sección de opinión de los principales periódicos. Hay miles de millones en juego. DeFi está nivelando activamente el campo de juego a través de tecnologías abiertas, transparentes y descentralizadas, y las mayores instituciones del mundo están tomando nota. No estoy diciendo que el mundo DeFi sea demasiado grande para fracasar. Digo que ahora las DeFi son tan grandes y tan poderosas que tienen la responsabilidad de no ser malas.

Con un gran poder…

A riesgo de plagiar el clásico monólogo del Tío Ben a Peter Parker, las DeFi han alcanzado un nivel en el que tienen la verdadera responsabilidad de hacer el bien. Ese concepto -esa convicción– tiene todo que ver con la razón por la que he encabezado la reciente subvención filantrópica de 1 millón de libras de la Fundación IOTA al Imperial College de Londres. Esta subvención financiará la creación y el desarrollo del I3-LAB (abreviatura de Imperial-IOTA-Infrastructures Lab) dentro de la universidad.

El objetivo del I3-LAB es conceptualizar cómo un modelo de economía circular puede reemplazar nuestra actual estructura económica que depende del consumismo y produce una enorme cantidad de residuos. Proporcionará recursos a los investigadores, profesores y estudiantes de postgrado para diseñar modelos económicos que el planeta pueda realmente soportar. El ritmo y el nivel actual de degradación del medio ambiente están directamente relacionados con la contaminación y el despilfarro que exige nuestro actual modelo económico. Y creo firmemente que la tecnología de ledger distribuido (DLT) -la misma tecnología que impulsa a IOTA y hace que nuestro ecosistema sea significativamente más verde que sus homólogos basados en blockchain- ofrece un camino hacia adelante y hacia una economía circular.

La revolución no será criptovizada

No se trata de derrocar al capital global en una gran revolución económica. Se trata de investigar y desarrollar una forma realista de avanzar utilizando DLT, y luego fomentar un espacio en el que empresarios, académicos y responsables políticos se reúnan para debatir cómo aplicar estas soluciones. El modelo de economía circular tiene el potencial de reducir los residuos, agilizar los procesos de fabricación y de la cadena de suministro, aumentar el uso de materiales reciclados, desarrollar nuevos modelos de negocio que pasen de la propiedad única al acceso servitizado a los bienes y servicios, y tokenizar los activos inactivos que antes no se aprovechaban. Todo esto es necesario si queremos que este planeta siga siendo un lugar habitable y biodiverso.

Para ello, la DLT de IOTA, que no tiene fees ni permisos, es especialmente adecuada para los casos de uso de la economía circular. Una vez que llegué a esta conclusión, me pareció irresponsable no actuar en base a ese conocimiento. Mis colegas sintieron lo mismo, y hacer la subvención fue una decisión natural para acelerar el impacto que podemos tener con IOTA y DLT.

“Crypto bros” por buenas causas

Así es como mis colegas y yo llegamos aquí, y ahora la Fundación está poniendo su dinero donde está su boca. Todos en la Fundación IOTA están más que preocupados por la crisis climática y la incapacidad de los gobiernos para tomar medidas significativas. Es cierto que la filantropía no es la única forma de hacer el bien en el ámbito de la tecnología de la información y la comunicación, y que no resolverá la crisis climática por sí sola. Pero todo ayuda. Espero que esta subvención y la investigación que financia se conviertan en proyectos piloto a gran escala en todo el mundo. Además de la investigación, el Laboratorio también se ocupa de lograr un impacto en el mundo real con resultados cuantificables.

IOTA y el I3-LAB no pueden ni quieren hacerlo solos. Los inversores a gran escala y los desarrolladores de dApps deberían ocupar una página en este libro de jugadas también y empezar a pensar en cómo podemos promulgar un cambio significativo a través de DAOs u otras iniciativas. Tenemos la tecnología para hacerlo.

Y no sólo eso, tenemos el dinero. Desde la crisis climática hasta las copias de seguridad de la cadena de suministro, no hay escasez de problemas que podrían beneficiarse de nuestra tecnología y nuestras donaciones. Si no puedes aceptar el altruismo, considera la rehabilitación de la reputación que este tipo de iniciativas supondrá para DeFi. La adopción generalizada no se producirá si el público en general piensa que todos somos criptómanos e idiotas egoístas. Tenemos que salir de eso, y tenemos que crecer hacia un papel más humano y con visión de futuro dentro de la economía y los negocios.

Aquí está la primera contribución de IOTA al clima por 1 millón de libras ¿Quién se anima a igualarnos?


Post original: DeFi Isn’t all About Money — We Aren’t all Crypto Bros por Dominik Schiener

Comentarios

comentarios

pasarela de pagos con criptomonedas