La minería de criptomonedas no sobrevivirá a otra ronda de legislación medioambiental

331

La enorme huella de carbono de la minería de blockchain es imposible de justificar, y la pone en el punto de mira de la legislación medioambiental mundial.

Era sólo cuestión de tiempo que China prohibiera la minería, el comercio y los servicios de criptografía de Bitcoin (BTC). Para hacer cualquier cosa con Bitcoin en cualquier lugar de la República Popular, se necesita una exención especial. La razón que da el gobierno chino para la prohibición de Bitcoin es reducir su bien documentado impacto climático. Independientemente del grado de veracidad de esta explicación, una cosa está clara: la justa ira de China hacia las criptomonedas minadas que consumen electricidad y emiten carbono al servicio del clima de la Tierra es sólo el primer disparo de un inminente enfrentamiento global sobre Bitcoin y otros proyectos cripto que se basan en la prueba de trabajo (PoW), el complicado mecanismo de seguridad de las criptomonedas que subsumimos bajo la “minería”. Esta no parece una batalla que las criptomonedas puedan o vayan a ganar.

Para muchos entusiastas cripto que holdean Bitcoin, es difícil darse cuenta de esto. Por suerte, hay un paralelismo útil, e incluso tiene el mismo nombre: la minería del carbón. El carbón está en las últimas porque hay alternativas más limpias, más baratas, más eficientes y más avanzadas tecnológicamente.

Hay que admitir que el carbón no va a caer sin luchar, con el apoyo de los grupos de presión de las empresas y de los poderosos políticos, a menudo dispuestos a recibir generosas donaciones para sus campañas. Aun así, si quien fuera su asesor financiero le dijera que tiene un buen presentimiento sobre la inversión en carbón, probablemente se buscaría otro asesor financiero. Por razones similares, podría ser el momento de aceptar el hecho de que la minería, desde el carbón hasta las criptomonedas, podría ser pronto una reliquia del pasado.


Efectos a corto plazo de la prohibición del Bitcoin en China

Una combinación de inercia y vacilación para dejar la minería ha amortiguado temporalmente el impacto total de la guerra de China contra el Bitcoin. Tras la conmoción inicial, Estados Unidos aprovechó la oportunidad creada por la prohibición china para convertirse en el nuevo centro de minería del mundo. En Asia, Kazajstán y Malasia están intensificando las operaciones de minería, al igual que Alemania e Irlanda en Europa e Irán en Oriente Medio, según estadísticas recientes. El esfuerzo por mantener la minería de criptomonedas en marcha está dando lugar a algunos compañeros de cama geopolíticos muy extraños.

Una “coalición minera de Bitcoin” tan colorida y diversa puede servir de consuelo a algunos inversores, pero lo cierto es que no resistirá el paso del tiempo. Estados Unidos no puede igualar los bajos precios de la energía de China, y no puede mantener el título de campeón de la minería durante mucho tiempo. Alemania e Irlanda se encuentran en una situación similar. Irán está luchando actualmente contra las protestas masivas debido a una grave escasez de agua, por lo que ostentar una participación en la criptodivisa menos sostenible del mundo es políticamente indeseable y socialmente insostenible, incluso para una teocracia. Malasia también está expuesta a condiciones meteorológicas extremas y a la subida del nivel del mar, lo que no le permitiría mantener su actividad minera de criptomonedas a medio y largo plazo. En conjunto, estos acontecimientos limitan gravemente las perspectivas de futuro de la criptodivisa minada.

Los compromisos con la acción climática empujan a la minería al margen

Ciertamente no ayuda al caso de los mineros de Bitcoin el hecho de que la mayoría de los estados del mundo y prácticamente todas las naciones industriales poderosas hayan entrado en el Acuerdo Climático de París. Esto conlleva un firme compromiso de limitar las emisiones de carbono y evitar que el planeta se siga recalentando. La minería de Bitcoin es contraria a esta promesa. Además del Acuerdo de París, la Unión Europea está llevando a cabo su propio plan de acción contra el cambio climático, el European Green Deal (Acuerdo Verde Europeo). Estos acuerdos multinacionales a gran escala están empujando a los proyectos de alto consumo energético, como la minería de Bitcoin, a la periferia.

A medida que la marea se inclina a favor de la neutralidad del carbono, la tarea de la minería de criptodivisas queda en manos de un puñado de estados que, o bien no se toman en serio sus objetivos climáticos, o simplemente no forjan planes a largo plazo. No es una coincidencia que muchos de los países que están haciendo un último esfuerzo para minar Bitcoin en este momento sean estados autoritarios que se enfrentan a la creciente presión internacional junto con el aumento de las luchas internas y el descontento. Pocos inversores serios, si es que hay alguno, pueden apostar su cartera de criptomonedas a la estabilidad política de una dictadura o una autocracia que se está quedando sin agua y reprimiendo violentamente la disidencia pública. Es una mala óptica, mala para el clima y mala para los negocios.

Una criptodivisa que ha sido empujada a los márgenes políticos y geográficos difícilmente puede pretender ser verdaderamente descentralizada y democrática. Incluso si dejamos a un lado el problema del clima, ¿cómo vamos a tomar la criptodivisa minada en la tiranía como una muestra y una herramienta de liberación económica? Desde el punto de vista de las finanzas, el clima y las apariencias, el sol se está poniendo sobre Bitcoin y otras criptomonedas que necesitan de la minería. Es sólo cuestión de tiempo.

El poder de la inercia y el dolor de dejar ir

Entonces, ¿qué es lo que mantiene el tren de la minería en marcha? En primer lugar, no debemos subestimar el poder de la inercia y los hábitos arraigados. Bitcoin fue revolucionario cuando apareció en 2008. Abrió el camino a una nueva economía digital. El Proof-of-work fue una revelación en términos de descentralización y seguridad, pero su falta de eficiencia nos presentó una bomba de relojería. Esta bomba está estallando ahora.

Abandonar la minería será doloroso y su reemplazo inmediato no es obvio. Los actores poderosos de todo el mundo han acumulado recursos tecnológicos y energéticos para seguir minando criptomonedas en un futuro previsible, y pueden tirar de suficientes palancas políticas y económicas para mantener el statu quo un poco más. Cuando llegue el momento de la represión institucional, parte de la minería pasará a la clandestinidad y al ámbito del crimen organizado mientras siga siendo rentable.

Sin embargo, sin rampas legales de entrada y salida para el libre intercambio y la adopción masiva, las respectivas criptodivisas retrocederán a las sombras y a los márgenes con sus valoraciones permanentemente devastadas. Finalmente, el mercado de proyectos minados y la aplicación de la ley harán que la minería quede obsoleta. La pregunta para los inversores y entusiastas de las criptomonedas es: ¿Por qué esperar a que eso ocurra?

La abolición de la minería puede poner en marcha la cripto economía del futuro
Si invertimos los recursos que se han reservado para la minería de Bitcoin en proyectos de criptografía más avanzados y ecológicos, podemos conseguir mucho más para la economía digital en ciernes. Podemos seguir apilando carbón en la vieja locomotora de vapor o podemos cambiar a un tren bala e invertir los recursos en hacerlo más largo y rápido. Algunos señalarán las energías renovables y cómo Bitcoin puede reducir su huella de carbono utilizando más energía verde.

Actualmente, menos de un tercio de la energía eléctrica mundial procede de las energías renovables. Si este porcentaje se destinara íntegramente a la minería de criptomonedas, quizás podría darle una apariencia de sostenibilidad, pero sería poco más que una hoja de parra. Haríamos mucho mejor en dirigir la energía renovable hacia usos verdaderamente sostenibles y sensatos. En cuanto a las criptomonedas, existen numerosas soluciones prometedoras y matemáticamente rigurosas con el potencial de otorgar a una red niveles de seguridad PoW.

La minería está en vías de extinción, y nos estamos haciendo vulnerables al prolongar su inevitable desaparición. El cambio a soluciones más ligeras, sostenibles y escalables abrirá el espacio de las criptomonedas a un público mucho más amplio y cumplirá su promesa de verdadera descentralización y democratización. Cuanto antes aceptemos este hecho y hagamos el cambio, mejor para todos dentro y fuera del espacio criptográfico.


Fuente: https://cointelegraph.com/news/crypto-mining-won-t-survive-another-round-of-environmental-legislation

Comentarios

comentarios

pasarela de pagos con criptomonedas