Franrfurter Rundschau dio un repaso a la IOTA on Schiener

155
pasarela de pagos con criptomonedas

Frankfurter Rundschau el periódico alemán, clasificado de «izquierda liberal» ​basado en Frankfurt am Main tomó interés por IOTA. El periodista Peter Riesbeck, quien es corresponsal en Bruselas abordó el tema de la criptomoneda bajo una óptica biográfica.

El veterano reportero quien desde 2012 informa desde Bruselas para el Frankfurter Rundschau creó un extenso reportaje. Lo tituló: Dinero para las máquinas – Por qué Dominik Schiener desarrolla la moneda criptográfica IOTA.

Puedes leer: ¿Cómo esconderte de los drones en la época de la vigilancia?

De manera sumaria dio a sus lectores varias advertencias. “Si todos los dispositivos se están volviendo cada vez más inteligentes, ¿por qué no deberían hacer negocios entre ellos?”. Esta incógnita la despejó acudiendo a Dominik Schiener. El reportero dijo: “Él está desarrollando la moneda criptográfica para este propósito en Berlín. Ya es uno de los más exitosos del mundo.

Frankfurter Rundschau en el agua

Si algo se puede decir de forma positiva de Peter Riesbeck, es que como periodista hace su tarea. El escritor del Franrfurter Rundschau recordó las historias de Dominik Schiener con «Call of Duty». Develó el pasado del co-fundador de IOTA como “hackers” de video juegos. Cuando esa aventura Schiener tenía 14 años de edad.

Y fue precisamente la pubertad que lo mantuvo fuera del sistema bancario por lo que se interesó por las criptomonedas. El hilo narrativo del comunicador social hizo paradas en un lapso menor a una década.

“En Berlín, la Fundación IOTA sin fines de lucro, anunció una nueva versión de su moneda criptográfica hace unos días. Hoy día IOTA 2.0 se trata de polen, néctar y miel, redactó con abilidad el escritor.

Puedes leer: IOTA pasa lista a sus avances y anima con éxitos a sus seguidores

Polen es el nombre de la versión de prueba, que ahora está en funcionamiento. Para finales de año, el primer néctar será aprovechado, y la inteligencia de enjambre de los usuarios señalará las debilidades del código del programa – por una cuota. Entonces finalmente la miel va a fluir, es decir, el programa va a ser lanzado.

Interés de un reportero

Con la tenacidad de un biógrafo el periodista Riesbeck  habla sobre el espíritu de IOTA. “Schiener describe su idea de la siguiente manera. «No sólo queremos automatizar la máquina, es decir, hacerla más inteligente. Sino también hacerla verdaderamente independiente. Eso hace que la idea de IOTA sea atractiva para las empresas industriales también”.

Franrfurter Rundschau también conoció que el proveedor de automóviles Bosch ya se ha unido a la organización de Berlín. Además supo que existen cooperaciones con empresas como Volkswagen y el grupo danés Energinet. La moneda también es popular entre los inversores. En cuanto a la capitalización del mercado, IOTA es uno de los más exitosos del mundo.

Para asegurar que la conexión con las máquinas sea exitosa, IOTA ha decidido revelar su código de programa. Esto también facilita la búsqueda de errores. Porque a veces las cosas se atascan en IOTA. Después de un hack, la moneda tuvo que ser desconectada temporalmente en primavera. Esta es otra razón por la que la actualización se está impulsando ahora con el polen, el néctar y la miel.

No están solos en el mundo

En el reportaje publicado por Franrfurter Rundschau sobre IOTA se asegura que ellos no están solos. “Otros también están tratando de reinterpretar la tecnología de la cadena de bloques. La Fundación Ethereum, con sede en Berlín, está trabajando en los denominados Smart Contracts”.

Puedes leer: Mercado SmartHome crecerá 4% a pesar del coronavirus

Los contratos verificados mediante estructuras de bloques descentralizadas tienen un objetivo más amplio. «Las cadenas de bloques y tecnologías similares hacen posible la creación de empresas-organizaciones que no conocen a un propietario. De esta manera, se desarrollan redes planas que consisten sólo en sus miembros. Los beneficios se distribuyen a los miembros», explica Christian Reitwießner de la Fundación Ethereum, «por lo que no hay poder de mercado de una sola empresa.

Comentarios

comentarios