Abordando el cambio climático con «blockchain»

457

La empresa reconocida a nivel global DELL y la Fundación IOTA han estado trabajando desde hace un tiempo a esta parte en el proyecto ALVARIUM. Este proyecto consiste en la construcción del concepto de Tejido de Confianza de Datos (DCF) a través de una plataforma que facilite la confianza mesurable en los datos y aplicaciones que abarcan sistemas heterogéneos. En este proyecto convergen otras empresas de la industria, como Intel y Linux Fundation.

En el día de hoy les traemos traducido un artículo de una de las distinguidas Ingenieras de la empresa Dell Techonologies, Nicole Reineke en una breve entrevista con Mat Yarger. En ella nos cuentan porqué IOTA es la pieza perfecta en este proyecto innovador.

No te la pierdas!


Todos los días, los angustiosos titulares sobre el impacto del cambio climático en nuestro planeta dominan las noticias. Pero estas breves capturas no cuentan toda la historia. Hay un panorama más amplio y, en muchos casos, de esperanza y acción.

Personas y empresas innovadoras de todo el mundo están trabajando juntas para garantizar que el futuro de nuestro planeta sea brillante. Una de estas organizaciones, la Fundación IOTA, está desarrollando una infraestructura de código abierto que abordará el cambio climático a escala mundial.

En 2013, los fundadores de la organización construyeron la primera blockchain de «prueba de participación», Nxt (aunque los fundadores ya estaban involucrados con Bitcoin y Ethereum en 2011). Diseñaron el «protocolo IOTA», una implementación de un ledger distribuido que puede utilizarse para rastrear datos o junto con un token para rastrear valor. El protocolo permite un análisis mucho más detallado de miles de datos, y los casos de uso van desde la creación de cadenas de suministro más transparentes hasta la medición más precisa del impacto medioambiental de las instalaciones energéticas. En la actualidad, IOTA colabora con empresas de un amplio abanico de sectores, como Dell Technologies, así como con gobiernos locales.

Para entender mejor a IOTA y sus iniciativas en curso, me senté con Mat Yarger, responsable de movilidad inteligente de la organización.

¿Cómo trabaja con el concepto de «confianza en los datos» en su día a día en la Fundación IOTA?

La confianza en los datos gira realmente en torno a lo que ocurre con los datos de las personas -quiénes interactúan con ellos, cuándo lo hacen y qué cambian- y cómo se comunica al usuario. Hay un nivel de granularidad que es necesario. Con los sistemas tecnológicos tradicionales, ese nivel de transparencia era difícil. Pero con el protocolo IOTA, hay una oportunidad para el seguimiento de datos mucho más específicos. Puedes hacer 1.000 transacciones de datos diferentes para tener un alto nivel de granularidad, y por tanto un alto nivel de confianza.

En mi función, me centro en uno de los verticales de la Fundación como lo es la Movilidad para mostrar cómo pueden funcionar las implementaciones del protocolo IOTA. Tenemos asociaciones con varios proveedores de piezas de primer nivel: Jaguar, Land Rover y otros. Hemos sido muy activos en el desarrollo de estándares abiertos en torno a la confianza en los datos de los vehículos conectados, los vehículos autónomos y los vehículos eléctricos, así como en los estándares del espacio energético.

¿Qué papel desempeñan las asociaciones para hacer realidad el «blockchain for good»?

Tenemos asociaciones en todo el mundo. Hemos trabajado con varias subvenciones de la Comisión Europea, y somos muy activos en África en el aspecto de la cadena de suministro.

En Canadá, tenemos una increíble asociación con Environment and Climate Change Canada (ECCC) y ClimateCHECK. Estamos integrando capacidades de protocolo muy granulares en las instalaciones de producción de energía, por ejemplo, en los vertederos de gas y en las instalaciones de biodigestión.

El trabajo que estamos realizando con el Data Confidence Fabric de Dell forma parte de esta asociación. Hemos estado explorando una transición clave, en la que la nube está saliendo al borde – «el edge» o «borde» es aquello con lo que interactuamos los usuarios, ya sean nuestros teléfonos o las redes a las que se conectan. La transparencia de los datos es especialmente importante en este caso. Hay muchos puntos diferentes que están interconectados, ya sea un vehículo que se conecta a la infraestructura de telecomunicaciones o a la nube.

No va a haber una empresa importante que posea todo el edge o estas soluciones. Eso tiene que ocurrir en un espacio de colaboración. Si una organización trata de poseerlo, se limita realmente la capacidad de crecimiento de estas soluciones y ecosistemas.

¿Cuáles son algunos de los otros retos de la implantación de este tipo de soluciones?

Una de las razones por las que es tan importante diseñar la blockchain de forma inteligente desde el principio es la escalabilidad. Si no puedes soportar 8.000 millones de personas u 800.000 millones de dispositivos, entonces tu escalabilidad no es lo suficientemente alta. Ese es uno de nuestros principales objetivos.

En segundo lugar, ahora mismo no hay suficiente personal que pueda verificar lo que está ocurriendo para incentivar los intercambios de carbono y los procesos de créditos de carbono. Así que estamos viendo una gran cantidad de «lavado verde» en este espacio. Nuestros esfuerzos son esencialmente una forma de ver lo que está sucediendo en todo el proceso, desde el principio, para ayudar a combatirlo.

¿Puede explicar en qué consiste el «lavado verde»?

Muchas empresas falsean las emisiones que reducen o el impacto que tienen. Lo hemos visto en instalaciones de producción de energía, donde dicen: «Oh, hemos reducido nuestras emisiones en esta cantidad». Pero una vez que se puede comprobar ese proceso, se descubre que esas cifras son un 50% incorrectas. Esto ocurre con bastante frecuencia en la industria, y ha sido un problema difícil de abordar. Pero al tener un alto nivel de transparencia en los datos, se puede empezar a tener un mecanismo de cumplimiento como servicio para garantizar que lo que se comunica es realmente real.

Los titulares sobre el cambio climático y sus impactos pueden ser bastante aterradores. ¿Tiene esperanzas en el futuro?

Tengo esperanza. No se puede arreglar lo que no se entiende, y creo que ese es realmente el tema fundamental que subyace aquí. Cuando los datos se vuelven medibles y comprensibles, se convierten en algo factible. Lo que más me entusiasma de IOTA es que la transparencia y los conocimientos que permite son realmente una dirección clave. Nos da algo concreto para ayudar a resolver estos enormes problemas.


Post original: Tackling climate change with blockchain

Comentarios

comentarios

pasarela de pagos con criptomonedas