IoT entra en el campo de la Zoología y vigilará datos epidemiológicos

168
pasarela de pagos con criptomonedas

La IoT entra en el campo de la Zoología y se prepara para generar datos importantes para una vida armónica en el planeta. Hoy la ciencia desea conectar a ICARUS. La Internet de las Cosas cada día toma espacios debido a que maneja como insumos “datos”, que en la actualidad son considerados en nuevo petróleo.

Sobre esas vetas lleva tiempo trabajando la Fundación IOTA, quien identificó a la Industria de la IoT como el futuro. Los esfuerzos que realizan los desarrolladores de IOTA está dirigidos a crear un estándar dentro del ecosistema IoT.

El caso que estamos a punto de presentar está muy ligado a los sensores. Ahora, si los datos son el nuevo petróleo, los sensores son los balancines que los extraen. Ellos juegan un papel estelar en la Internet de las Cosas. Tanto así, que la misma Fundación IOTA ha auspiciado y en casos desarrollados sensores dirigidos a la industria.

Puedes leer: Crisálida tiene novedades sobre la versión IOTA 1.5

Ahora bien. Si pudiéramos tener un sensor que ayudara a comprender a la fauna y además vigilara animales, epidemias y desastres naturales estaríamos frente una gran herramienta. El punto es que ya existe y lleva por nombre ICARUS.

IoT entra en el campo de la Zoología

De acuerdo a sus creadores mediante minitransmisores, ICARUS puede observar el comportamiento de los animales en todo el mundo. El trabajo lo haría desde el espacio. Además puede investigar la propagación de epidemias, cambios ecológicos y desastres naturales.

A mediados de septiembre, los biólogos de la Universidad de Nuevo México, Estados Unidos, dieron una alarma. «Cientos de miles, quizás millones, de aves migratorias» fueron encontradas muertas en el Parque Nacional White Sands.

Hasta ahora no está claro por qué murieron repentinamente tantas currucas, gorriones, golondrinas, mirlos y papamoscas. Los biólogos sospechan que las aves, completamente agotadas, podrían haber huido de los devastadores incendios forestales en el oeste de EE.UU.

En el futuro, «ICARUS» (International Cooperation for Animal Research Using Space) será de gran ayuda. La IoT entra en el campo de la Zoología a lo grande. La corporación es una cooperación internacional para la observación de animales desde el espacio. Proporcionará claridad justamente acerca de tales fenómenos, según el líder del proyecto, el profesor Martin Wikelski.

Puedes leer: Zonas libres de LGTB avanzan en el territorio polaco

«En la mayoría de los casos, nosotros los biólogos y los científicos simplemente no sabemos lo que le sucedió a los animales antes, por qué mueren en algún lugar y por qué ya no se siente bien en alguna parte del mundo. Con el nuevo sistema de ICARUS esto cambiará».

Pequeños sensores con gran cantidad de datos

ICARUS cuenta con un sistema IOT, es decir un sistema de “internet de las cosas”. Para ello, los animales tendrán pequeños transmisores que mandarán los datos a la Estación Espacial Internacional ISS. Desde allí serán recopilados y enviados a una estación terrestre.

«Eso es genial, porque funciona en todo el mundo. Estos transmisores son autónomos, tienen un panel solar, una batería y una unidad de sensor. Esta unidad de sensor es parecida a una pulsera de datos para hacer deporte. Es así como la IoT entra en el campo de la Zoología.

Utiliza el GPS para medir la aceleración, el comportamiento de los animales, y puede indicar si el animal está vivo o muerto. Además, registra la temperatura, la humedad, la presión del aire y otros datos, midiendo así las condiciones ambientales».

La declaración es del profesor Wikelski, quien, como director del Instituto Max Planck de Biología del Comportamiento, desarrolló el sistema de observación de animales basado en satélites ICARUS, junto con la agencia espacial rusa Roskosmos y el Centro Aeroespacial Alemán (DLR).

Son cómodos y se mejorarán

Aunque los minitransmisores afectan un poco a cada animal, los investigadores se aseguraron de que los sensores no molestaran demasiado a estos. «Sabemos que las tasas de supervivencia de nuestros mirlos son igualmente altas. Pero si vemos interferencias, detendremos la investigación y trabajaremos en conectar el transmisor de una manera menos perturbadora», dice Wikelski.

Gracias a ICARUS, los investigadores de todo el mundo tienen ya ahora acceso a enormes cantidades de datos. La información la pueden utilizar para la investigación del comportamiento animal, la protección de las especies. Sin dudas también para la investigación de la propagación de enfermedades infecciosas, o para predecir los cambios ecológicos y los desastres naturales.

Se encuentra en pleno funcionamiento

Después de una fase de prueba que duró varios meses, ICARUS está funcionando ahora mucho mejor de lo esperado, dice Wikelski

«La cooperación fue muy buena. Nos queda claro que no importa con qué otros países trabajes, siempre puede ser difícil. Pero la labor conjunta ayuda a generar confianza mutua. Y eso también perdura más que las crisis internacionales. Se podría decir que eso fue lo difícil, pero se logró».

Puedes leer: Torre Outlet Zaragoza en el complejo más digitalizado de España

Como proyecto piloto conjunto donde la IoT entra en el campo de la Zoología, se equiparon inicialmente con minitransmisores a varios miles de mirlos y tordos en Europa, Rusia y América del Norte.

«Hemos perdido 420 millones de pájaros cantores sólo en Europa en los últimos 20 años, así se puede entender la escala de la pérdida», asegura Wikelski.

Comentarios

comentarios