Browse By

Entrevista con John Licciardello – Hello IOTA

John Licciardello es el director del Fondo de Desarrollo del Ecosistema (Ecosystem Development Fund), además ha sido parte de la comunidad IOTA por mucho tiempo.

Esta entrevista es una traducción de la original realizada por Daniel de Michele, fundador y director de IOTA Hispano, en colaboración con la pagina Hello IOTA.

Nicolás Pedroso
Escritor y Editor,
 IOTA Hispano


Si te gusta lo que estamos haciendo, ayúdanos para continuar con el trabajo! 
Donaciones: http://www.iotahispano.com/donate/

Cuéntanos un poco acerca de ti

Nací en Princeton, Nueva Jersey y crecí en varios pueblos alrededor de esa área. Vengo de una familia de educadores – mi padre era un profesor de física en Princeton, mi madre era una maestra de primaria y mi hermana mayor esta actualmente terminando su PhD en educación infantil – por lo que obviamente había siempre un gran énfasis en la educación mientras crecía. Estudié Ingeniería Mecánica en la Universidad de Delaware y poco tiempo después de conseguir mi título me mudé a la Ciudad de México para formar parte de una fintech que se encontraba en sus inicios. Pasados unos cuatro años en México, decidí volver a los estudios, primero a estudiar Economía en la Universidad de Rutgers y luego Finanzas Internacionales en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

¿Tienes algún Hobby? ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Si, disfruto tocando el piano cada tanto y me gusta pasar el rato jugando con mi perro Oscar (al cual llame así en honor a mi pianista preferido, Oscar Peterson). También me gusta jugar deportes competitivos como basket y hockey cuando encuentro el tiempo y por último leo un montón y escucho podcasts (mis favoritos son «The Weeds» y «Revisionist History»).

¿Cómo y cuándo llegaste al mundo de las DLTs?

Había escuchado por primera vez acerca del Bitcoin en el 2011 porque la gente decía que podría ser el futuro de las transferencias. La fintech en la que estaba trabajando en ese momento había desarrollado una solución para las personas no bancarizadas o con acceso restringido, para permitirles utilizar cualquier ATM sin la necesidad de dar todas las vueltas que la industria de servicios financieros exige. Recuerdo que cuando aprendí sobre cómo funcionaba el Bitcoin me pareció una idea de lo más interesante y única pero de todas maneras lo desestime (acertadamente en mi opinión) como una solución para el segmento de mercado al cual nos enfocábamos. Ya de entrada había una curva de aprendizaje pronunciada para que la gente no bancarizada simplemente utilizase ATMs, y no había forma de que el Bitcoin reemplazara los pagos en efectivo en el corto plazo, cosa que aun creo que es así hoy en día – los pagos en efectivo aún constituyen algo así como el 90% o más de todas las transacciones de consumidores en México. La gente ha venido pronosticando la muerte del efectivo desde la aparición de las tarjetas de crédito allá por los años ’70, pero aún hay poca evidencia de que esto pase (lo que no significa que el efectivo nunca vaya a morir, sino que falta mucho para que la población del mundo en general abandone este medio). Nuestra solución era para que la gente pudiera extraer efectivo y usarlo inmediatamente en cualquier tienda. Tengo que admitir que mi visión estaba un poco sesgada a nuestro mercado y no aprecie el gran significado de la arquitectura descentralizada que Bitcoin (o mas en general, la blockchain) demostraba era posible. Durante los siguientes años me mantuve al margen prestando atención a los desarrollos en el espacio de las DLT hasta que finalmente descubrí IOTA.

¿Qué pensaste cuando descubriste IOTA?

Honestamente no recuerdo específicamente cuándo escuche por primera vez sobre IOTA, pero probablemente fue en Abril o Mayo de 2017 luego de hacer clickear aleatoreamente links navegando por Internet. Obviamente lo primero que me impactó, como debe ser en la mayoría de los casos, fue cuán diferente era (Tangle, ternario, sin mineros, etc.). Leí el whitepaper y vi que era simplemente un esquema básico/ justificación de por qué las caminatas aleatorias de MCMC para la selección de tips podían tener propiedades deseables (como premiar el comportamiento «honesto» y prevenir ciertos tipos de ataques). Pero no era un paper donde se describiera con detalle cada aspecto del protocolo – muy abiertamente hasta mencionaba que no estaban seguros cuál MCMC exactamente, solo «algún tipo» de MCMC parecería que funcionaría. Encontre reconfortante la modestidad del whitepaper en un espacio donde tantos proyectos hacen esfuerzos extraordinarios para escribir estos extremadamente detallados y profesionalmente formateados papers de 100 hojas o más que termina en algunos casos haciéndolos incomprensibles. Por supuesto que el whitepaper deja un montón de preguntas sin contestar. Quería aprender más pero no lograba encontrar mucha información online así que eventualmente me uní a la comunidad de Slack donde muchas personas (me incluyo) hacíamos consultas serias para las cuales la gente detrás de IOTA siempre tenía respuestas confiables y creíbles. Pasé mucho tiempo (más del que probablemente debería admitir) leyendo los viejos foros de BTT porque quería tener una mejor idea de los orígenes del proyecto. Concluí, tras muchos meses de insasiable curiosidad por IOTA, que me encontraba frente a un proyecto genuinamente serio con gente honesta, inteligente y trabajadora detrás. ¿Tenían todo resuelto? Claro que no, pero esa es una expectativa irracional. Sentí mucho respeto por lo ambicioso que era el proyecto y su sincero esfuerzo por construir una solución a un problema tangible del mundo real (que contrastaba con tantos otros proyectos del mundo DLT que veían a la descentralización como un fin por si mismo)

Te convertiste en un miembro de la Fundación IOTA en Noviembre de 2017. ¿Cómo pasó eso?

Tras muchos meses aprendiendo acerca de IOTA, y habiéndome convencido de que en verdad era un proyecto legitimo y ambicioso, pensé que sería genial poder ser parte. Me comuniqué con David y Dom en Slack (quienes en ese punto ya tenían alguna familiaridad conmigo porque había estado durante mucho tiempo comentando y chateando en los foros) y les dije que me encantaría poder involucrarme en el proyecto de alguna manera. Me pidieron que les enviara mi curriculum, lo cual hice, y luego no volvi a saber de ellos por los siguientes meses por lo que supuse que mi experiencia no era lo que buscaban pero aun así continué siendo un miembro muy activo de la comunidad. Finalmente en Noviembre de 2017 me contactaron y me preguntaron si me interesaba ser la cabeza del Fondo del Ecosistema, a lo cual obviamente contesté que si.

¿Cuál es el alcance de tu actual posición?

Cuando recién comencé, David y Dom querían que además de manejar el fondo, investigara acerca de las preguntas económicas y financieras que rodeaban a IOTA. Pero cualquiera que haya trabajando en una startup sabe que las posiciones son muy dinámicas. He ayudado en muchas cosas, bosquejando blogs y contenido para el sitio web, reuniones de negocio, manejando el desarrollo de la plataforma del ecosistema, etc. Cuando vemos que hay algo que debe ser hecho, alguien debe asumir la responsabilidad y realizarlo porque si todos tomáramos la postura de «no es mi trabajo» probablemente nunca se haría. Sin embargo, en los meses recientes como hemos ido incorporando muchos miembros nuevos, y se ha ido estructurando cada vez más la organización, comenzamos a ver mas claramente cuál es el el rol que debe desempeñar cada uno (lo cual es bueno).

Sabemos que la Fundación tiene algunas oficinas, pero mayormente funciona remotamente. ¿Nos describirías cómo es un día típico trabajando para la IF?

Si, mayormente trabajo desde mi casa. Lo más cercano que IOTA tiene a una oficina es en Nueva York, las oficinas de Gur Huberman’s en Columbia donde Gur, Clara (quien paso la primavera de Nueva York como visitante en la Universidad de Princeton) y yo nos hemos reunido numerosas veces este año. Pero trabajar desde casa es exactamente como uno lo esperaría, y probablemente no muy diferente a trabajar en una oficina. Me siente frente a la computadora todo el día respondiendo emails, revisando propuestas para el Eco Fund (Fondo), hablando con mis colegas a través de Slack, o con miembros de la comunidad en Discord, esbozando memos tanto internos como externos a la fundación, y ocasionalmente asisto a reuniones en las oficinas de partes interesadas en Nueva York (he ido a las Naciones Unidas un par de veces en relacion a nuestro reciente compromiso con UNOPS, por ejemplo). La mayor diferencia es probablemente la charla social con los colegas, en vez de ser en el dispenser de agua de la oficina, chateamos en el canal #random de Slack lo cual me gusta más porque de esa manera podemos compartir links interesantes o graciosos y cosas por el estilo.

¿Qué tipo de relación tienes con los fundadores de IOTA?

Tengo una gran relación con ellos. Cada uno tiene un conjunto de habilidades y perspectivas único, creo que se complementan mutuamente de una manera increíble. Desde mi punto de vista, tenemos al visionario y soñador David, al caballo de batalla Dom quien se encarga de que las cosas se hagan, al reservado y sereno académico Serguei, y al arquitecto e ingeniero CfB – juntos forman algo así como los Beatles, siendo IOTA su Abbey Road :D. Son todos personas alegres, de fácil trato en el trabajo y que no se toman a si mismos tan enserio pero cuando se trata de sus respectivas áreas de interés, responsabilidades y especialización son tan serios como se puede ser.

Hablemos un poco acerca del Fondo del Ecosistema. ¿Podrías explicarnos brevemente qué es y por qué lo crearon?

En realidad, no fue creado por la Fundación IOTA. Fue una iniciativa de la comunidad. Un grupo privado de miembros de la comunidad decidio juntar sus recursos para armar un fondo separado a la fundación para apoyar a los proyectos del ecosistema. Durante varios meses entre Febrero y Mayo de 2017, lograron juntar más de 20 Ti en donaciones. Desde ese momento, los fundadores de IOTA se han enfocado en poner a la fundación operando en un marco legal y regulado. Poco tiempo después de que me contrataran en Noviembre iniciamos el mismo proceso para que Fondo. Esto ha sido básicamente completado hace unas semanas.

Sabemos que la IF esta establecida bajo leyes alemanas las cuales son muy estrictas. ¿Qué tan difícil será para el ecosistema (burocraticamente hablando) empezar a financiar proyectos? ¿Estamos próximos a ver financiación a algunos proyectos?

Estamos muy cerca. El primer grupo de proyectos ya ha sido aprobado y simplemente restan un par de tramites burocráticos para poder anunciar a la primer ronda de financiamientos, con los cuales creo que todos estarán muy entusiasmados. Viendo a futuro, las financiaciones serán anunciadas mensualmente, pero todo esto y más será detallado en un post largo dentro de poco.

En tu opinión, ¿Qué deberían priorizar los desarrolladores de un proyecto para conseguir financiación del Fondo?

En mantener los valores por los cuales recibieron las donaciones en primer lugar, la idea es apoyar cualquier iniciativa que beneficie a la comunidad IOTA. Librerías de código abierto, material educativo, eventos como por ejemplo hackatons, etc. serán cosas que traerán claros beneficios a cualquier miembro del ecosistema. Lo que realmente queremos fomentar es una comunidad colaborativa donde todos construyamos sobre las bases del trabajo de nuestros compañeros y desarrollemos el futuro de la industria del IoT y la economía de las maquinas juntos.

Tienes títulos de Ingeniero y Economista. ¿Cuál es tu visión de la economía M2M? ¿Crees que estamos cerca de los Casos de Uso para los cuáles IOTA fue diseñada?

Como dije anteriormente, me gustó como IOTA tenía claro cuál era el problema que quería resolver en vez de perseguir una arquitectura descentralizada como un fin por si mismo. En un mundo con miles de millones de dispositivos IoT produciendo incontables cantidades de información, las limitaciones en la banda ancha deberán empujar la computación y procesamiento de esta información al borde de la red (aquí surgen los términos «fog» y «mist»  que dan origen a la metáfora de la «computación en la nube». Para los que no están familiarizados, aquí pueden ver una presentación bien detallada https://youtu.be/GZd_6qkMkNs). Sin embargo, en un ambiente donde un dispositivo puede encontrarse en una red rodeado de otros dispositivos no fiables, ¿cómo pueden estos dispositivos comprar recursos computacionales (CPU, banda ancha, etc) y compensar a los otros dispositivos acordemente? Confiar en una autoridad central para mantener la contabilidad se vuelve un problema técnico inviable. Se vuelve completamente factible el hecho de que en un mundo digital, una moneda digital sea requerida y una que no dependa de una autoridad central para actualizar el libro mayor (simplemente debido a las limitaciones físicas del mundo en que vivimos – más precisamente, limitaciones de banda ancha del espectro finito).

Desafortunadamente, no tengo la bola de cristal y no puedo saber con certeza como se verá todo esto en el futuro. Simplemente estoy muy contento de que me hayan dado la oportunidad de ser parte (por más pequeña que sea) de un proyecto persiguiendo una idea tan audaz que tanto potencial de cambiar el mundo tiene.

Fuente

Si te gusta lo que estamos haciendo, ayúdanos para continuar con el trabajo! 
Donaciones: http://www.iotahispano.com/donate/

Comentarios

comentarios