Browse By

Serguei Popov uno de los principales aportes en IOTA

El profesor Serguei Popov, del Imecc de la Unicamp, uno de los creadores de la criptomoneda Iota

El matemático ruso Serguei Popov, profesor del Instituto de Matemáticas, Estadística y Computación Científica (Imecc) de la Unicamp, es uno de los creadores de Iota, criptomoneda lanzada en 2015 con la propuesta de introducir innovaciones en ese segmento. Uno de los diferenciales de la moneda digital es que dispensa el cobro de tasa para viabilizar las transacciones, además de haber sido diseñada para ser aplicada a Internet de las Cosas (IoT). En la entrevista que sigue, el docente habla de su experiencia en el desarrollo del sistema, que calificó de “fascinante”, del concepto involucrado en el proyecto y la desconfianza de las personas en relación al uso de las criptomonedas. “Es natural la desconfianza. Pero hay que considerar: el futuro siempre llega, y lo que uno puede hacer es participar un poco de él. A poco, la desconfianza será superada “.

¿Cómo surgió la idea de crear Iota?

Bueno, la idea del proyecto no fue mía. Surgió hace tres años y medio con David Sonstebo, Sergey Ivancheglo y Dominik Schieer, que pensaron en crear una criptomoneda que se aplicara a Internet de las Cosas y que fuera propia para las micro transacciones, es decir, transacciones de valor muy bajo. Para hacer esto, no podía cobrar tasas como hacen las otras monedas digitales. Algunos cobran actualmente entre US $ 3 y US $ 4 por transacción, pero en diciembre de 2017 esa tasa costaba 30 dólares. Si usted está comprando un helicóptero, todo bien pagar esa tasa. Sin embargo, si está pagando por un cafecito, lo hace inviable. Como imaginábamos que, con IoT, tendríamos muchas transacciones de pequeño valor, buscamos una forma de liberarnos de la tasa de transacción.

¿Cómo surgió la oportunidad de trabajar en el proyecto de creación de Iota?

Soy matemático. Comencé a interesarme por las criptomonedas a finales de 2013, como un hobby. Hablé con varias personas involucradas con el tema. Después, hice unos cálculos sobre cómo es el proceso de construcción de blockchain [sistema de registro contable usado por Bitcoin], cuál es la probabilidad de éxito de un ataque contra ese sistema, etc. Escribí un texto con algunas fórmulas y puse en Internet, en un foro de discusión sobre el tema. Los participantes del foro disfrutaron mucho y me estimularon a seguir produciendo. Cuando David Sonstebo y Sergey Ivancheglo comenzaron la creación de Iota, me llamaron a ser el matemático del proyecto, sobre la base de estos trabajos producidos.

¿Cuál fue su contribución al proyecto?

Mi tarea fue específicamente escribir el whitepaper, es decir, el documento que describe conceptualmente la moneda. Entonces, mi trabajo fue bien conceptual. No he participado en los trabajos de programación.

¿Cuánto tiempo demandó la construcción del proyecto?

El proyecto demandó más o menos nueve meses de trabajo. El lanzamiento de Iota se produjo en octubre de 2015.

¿Cuál fue el mayor desafío enfrentado por usted?

El mayor desafío fue llegar a un modelo que dispensara el cobro de tasa y la presencia de los mineros. En las monedas tradicionales, usted tiene los mineros, que son aquellos que disponen de más recursos computacionales y que hacen los bloques que contienen las transacciones. Todo el mundo puede emitir una transacción. Sin embargo, para que la transacción sea considerada válida, tiene que ser incluida en un bloque por un minero. Este minero dispone de un hardware muy potente. Al principio, era posible minar un Bitcoin con una computadora doméstica. Hoy en día, es necesario utilizar un hardware potente, hecho para desempeñar esta tarea específicamente. Para que usted tenga una idea, una minera de Bitcoin es un galpón enorme. En él están dispuestas varias estantes, cada una con varios hardwares que hacen cuentas propias para minar Bitcoin, decenas de miles de veces más rápida que la de un ordenador doméstico. El consumo de energía por parte de estas mineras es muy elevado. Se estima que el consumo actual de electricidad de la red de Bitcoin es el equivalente a dos veces el consumo de Dinamarca.

Según el matemático, la moneda digital fue creada para ser aplicada con la Internet de las Cosas

¿Cómo se procesan las transacciones con Iota?

En Iota, también necesita procesar las transacciones, pero un equipo normal puede hacerlo en diez segundos. Sin embargo, para poder llegar a eso fue necesario lidiar con incentivos económicos. En Bitcoin, los mineros tienen incentivos para minar los bloques. Hoy en día, la red de Bitcoin paga cada diez minutos a 100.000 dólares para los mineros. Si se quita ese incentivo, nadie obviamente querrá minar. En el caso de Iota, el incentivo es el siguiente: ayude a los demás, que los demás le ayudarán. Si usted se está comportando bien en el sentido de hacer sus transacciones para ayudar a otros, el sistema le ayudará. Si, por otro lado, usted es un aprovechador, si sólo está interesado en tomar ventaja, el sistema no va a colaborar con usted. Fue necesario pensar bastante para hacer las reglas de modo que las cosas funcionara.

¿Cuál es la función de Iota Foundation?

Iota Foundation es una fundación sin fines de lucro, registrada en Alemania. Ella tiene un cierto capital que los inversionistas donaron para que pudiera funcionar, pero su atribución es fomentar la investigación y el desarrollo de la red Iota.

Por hablar en investigación y desarrollo, los criptosistemas necesitan ser constantemente mejorados, ¿no?

Todos los criptosistemas están en constante perfeccionamiento. Hay una preocupación por la seguridad, pero también hay preocupación que las transacciones se hagan más rápidamente, lo que la gente llama escalabilidad. El sistema tiene que seguir siendo eficiente, incluso cuando se producen miles de transacciones simultáneamente. Siempre tiene un nuevo desafío surgiendo en el horizonte. Además, ningún software es libre de errores. Uno de los trabajos de la Fundación es monitorear el sistema y proponer soluciones para eventuales fallas. Esto se aplica no sólo a Iota, sino a todas las criptomonedas.

Con el avance de Internet de las cosas (IOT), se dice que nuestra nevera será capaz de identificar un alimento que falta, comprar ese artículo y pagar por él con una criptomoneda. ¿Estamos lejos de este escenario?

Eso ya está a nuestras puertas. Ya existe una experiencia en Holanda, por medio de la cual el propietario de un coche eléctrico enchufa el cable del vehículo en un tótem para abastecerse y paga por el consumo de energía con Iota. La Iota Foundation tiene cooperación con varias industrias de gran tamaño con el objetivo de ampliar este tipo de aplicación. Hoy ya puedes pagar tu cafecito con Iota, usando tu smartphone, siempre y cuando la cafetería acepte la criptomoneda. Todavía son pocos los establecimientos que la usan, ya que es una tecnología naciente, pero creo que habrá un crecimiento exponencial de su aceptación.

Ya que el asunto es aceptación, mucha gente desconfía de las criptomonedas …

Es natural la desconfianza. Yo incluso la comparto, ya que no me gusta mucho la idea de mi nevera tener opinión propia (risas). Pero hay que considerar: el futuro siempre llega, y lo que uno puede hacer es participar un poco de él. A poco, la desconfianza será superada.

¿Usted utiliza el tema ‘criptomoneda’ en sus actividades en el aula?

Cuando los estudiantes quieren saber sobre eso, siempre hablo. Actualmente, tengo un alumno de iniciación científica y dos de doctorado que trabajan específicamente con investigación aplicada al tema criptomoneda. Yo no lo introduje en el día a día de las clases, pero cuando los alumnos me buscan, no me niego a tratar el asunto.

¿Cómo usted describe la experiencia de haber contribuido a la creación de Iota?

Fue fascinante trabajar en el proyecto. Hay mucha cosas bonitas asociadas a ese trabajo.

Fuente: https://www.unicamp.br/unicamp/noticias/2018/05/22/professor-da-unicamp-e-um-dos-criadores-da-iota

Comentarios

comentarios