Browse By

IOTA: Una excelente opción de inversión

Por que Iota es hoy una excelente oportunidad de inversión

Todos estamos familiarizados con la historia del Bitcoin. Todos hemos oído o leído historias de cómo empezó todo y de lo poco que valía cada bitcoin al principio.  Que sólo costaba unos pocos centavos, luego U$S 1, luego 10 y así; cifras que hoy nos parecen ridículamente bajas comparadas con su valor actual. ¿Quién no hubiera querido haber entrado al mundo del Bitcoin en esa época cuando todo parecía y era barato y todo ese asunto del Bitcoin no parecía ser más que una curiosidad para nerds informáticos? Nadie imaginaba la explosión que vendría más tarde y que llevó al Bitcoin a valores que le hubieran parecido inconcebibles a cualquiera en el 2010.

Hoy el Bitcoin, debido a los graves problemas de escalabilidad que tiene, no funciona tanto como una moneda de intercambio comercial sino más bien como una opción de ahorro. Su precio fluctúa, pero como lo hace dentro de una clara tendencia alcista, tiene un atractivo extra a su función como reserva de valor. La combinación Oferta limitada vs. Demanda creciente hace que por ley de oferta y demanda su precio suba cada vez más. Este año 2017 bien puede ser considerado sin duda alguna el año de la «Explosion Bitcoin». Hay buenas razones para ser optimistas de cara al 2018 y no sólo para Bitcoin, sino para otras cripto-monedas.

Un gigante dormido

En estos últimos años se han creado muchas monedas que tuvieron durante la mayor parte de su tiempo en cotizacion un valor muy bajo, del orden de unos pocos dólares, para luego subir. Podemos decir que ese fue el periodo de «incubación» de la moneda. Como ejemplo podemos ver el gráfico de Dash y observamos que durante casi 3 años su curva de precio estuvo muy aplastada y plana con un valor del orden de los pocos dolares.

Grafica de precio de Dash. Nótese la clásica fase plana con bajo valor de pocos dolares y el repentino crecimiento de los últimos meses.

Sin embargo a partir de febrero de este año 2017 se dispara hasta alcanzar valores máximos de USD462. Que gran inversión fue Dash para quienes supieron holdearla durante años!

Gráfica de precio de Monero. Se repite el patrón de Dash.

Lo mismo vemos si observamos las gráficas de precios de otras monedas como Litecoin, Ethereum, Monero, Neo, etc. Esas curvas parecen estar indicando que la moneda estuvo un buen tiempo en estado de «sueño» para finalmente en algún momento «despertar». Es casi imposible no vislumbrar un futuro similar para Iota, que se encuentra ahora en estado de «sueño», con valores (al momento de escribir esto) por debajo de 1 USD.

Gráfica de Iota. En fase plana bajo US$ 1.- Se la ve en estado de «sueño». ¿Lista para «despertar»?

Pero, ¿qué es lo que hace que una moneda «despierte» y despegue? Antes que nada uno diría que es el interés que puede despertar en los inversores. Pero en realidad el interés en una moneda no sólo debe estar fundado en el deseo de obtener ganancias, sino también en ver en la moneda alguna innovación que pueda aportar una solución concreta en alguna actividad del «mundo real». Esto es algo importante a tener en cuenta porque es lo que hará que la moneda se consolide en el tiempo como una moneda fuerte. También lo es la cantidad de exchanges que listen a esa moneda.

Cada vez que una moneda es ofrecida en un exchange, es ofrecida a su público y es comprada en mayor o menor medida por sus usuarios. Ese repentino «consumo» de la moneda y su consiguiente aumento de demanda influye en el precio hacia el alza. Iota es una moneda joven y ahora está en pocos exchanges lo que explica en parte su bajo precio < US$ 1, pero está siendo listada cada vez más por nuevos exchanges lo que contribuye a esperar una suba de precio en el corto a mediano plazo.

Obviamente todas las monedas dicen aportar algo nuevo y algunas hasta se atreven a decir que van a cambiar el mundo. Pero detrás de todas las palabras y de los bonitos websites hay que ver si realmente una moneda aporta alguna solución novedosa para poder vislumbrar si tiene o no futuro. En ese sentido Iota reúne características únicas de originalidad e innovación.

No todo lo que brilla es oro

En el mundo de las criptomonedas  podemos ver que hubo últimamente una gran explosión de éstas contabilizando al momento de escribir esto más de 1200 listadas en Coinmarket Cap y aumentando. Muchas de estas nuevas criptomonedas que florecen como hongos después de la lluvia, se crean con la oculta intención de, a través de una ICO, enriquecer a sus creadores que las presentan bajo bonitas promesas con un atractivo white paper (que casi nadie lee). Vaya de paso mencionar que lo que llevo a prohibir las ICO’s al gobierno chino, fue un exhaustivo análisis realizado por especialistas de los whitepapers de todas las monedas lanzadas mediante ICO’s en China que demostraron que el 90% de las monedas examinadas eran irrelevantes, cuando no simples fraudes hechas adrede para parecer importantes y dar la apariencia de que detrás de la moneda en cuestión había un proyecto serio. Todas esas ICO’s fueron simplemente elaboradas fachadas creadas con mucho marketing para embaucar incautos que invirtieron dinero en algo que el tiempo demostró que nunca fueron más que eso, bonitas promesas.

¿Porque Iota tiene futuro?

Iota en cambio pertenece al selecto grupo de monedas que tienen un real aporte de valor porque fue creada seriamente con proyección de futuro para atender una necesidad concreta de la economía real: la Internet de las Cosas (Internet of Things: IOT). Iota fue desarrollada por especialistas que provienen del mundo de la blockchain y que por eso conocen sus limitaciones.

El bitcoin fue una genial creación en el 2009. Aportó conceptos novedosos e interesantes pero, al igual que muchas otras ideas que parecen muy buenas en el papel y luego en la práctica muestran una realidad lejos de la idealización imaginada, hoy en día el Bitcoin muestra graves problemas entre los que sobresalen los de escalabilidad y gobernanza.

Algunos especialistas hasta anuncian el fin del Bitcoin, al menos como moneda de pago, como Olav Dirkmaat, quien afirma: «Sospechamos que bitcoin, a pesar de ser un pionero, afronta el mismo destino que Napster: quedarse como un viejo recuerdo, llevándose su espíritu revolucionario y pionero a su propia tumba. La analogía entre bitcoin y Napster podría ser más exacta de lo que Nick Szabo discierne.»

Personalmente no soy tan pesimista respecto al futuro de esa moneda. Creo que el Bitcoin es hoy muy útil para realizar pagos (sobretodo de medio a gran volumen) intranacionales y fundamentalmente internacionales (donde presenta evidentes ventajas frente a las transacciones bancarias tradicionales). También es bueno como reserva de valor similar al oro, siendo ese uno de los motivos por los que es tan demandado y atesorado; pero fracasa como medio de pago de uso diario debido a las limitaciones de la blockchain que hacen que Bitcoin sea lento y poco práctico para transacciones cotidianas menores.

Por el contrario Iota evita que surjan esos problemas al tener un novedoso diseño que ofrece:

  • Escalabilidad infinita: No habrá problemas al aumentar el tamaño de la red. Por el contrario, cuanto más grande sea la red, mejor funcionará. Se crea una nueva arquitectura para manejar el ecosistema de la moneda y a la hora de diseñar la red de transacciones se descarta la vieja y pesada Blockchain (cadena de bloques) y se opta por la nueva y ágil Tangle (Enredadera)
  • Estabilidad  e inmunidad: La Tangle no puede ser atacada por spam como le sucede a las cadenas de bloques que son susceptibles de (y suelen) ser atacadas con tácticas de saturación con el objetivo de ralentizar la red, enviando enormes cantidades de transacciones a ser procesadas, saturando la mempool, demorando las confirmaciones y aumentando las comisiones. Nada de eso sucederá en Iota. Muy al contrario, hacer eso en Iota aumentaría la eficiencia de la Tangle ya que una transacción valida otras y cuantas más haya mejor porque aumenta la fluidez de la red.
  • Cero comisiones: Las transacciones de Iotas no tienen costo alguno. Esto permitirá realizar micropagos (típicos de la IoT) imposibles de realizar con monedas basadas en blockchain como Bitcoin donde a veces ciertos pagos son imposibles de realizar porque la comisión que cobran los mineros para validar la transacción es igual o mayor al monto de la misma.
  • Estabilidad «institucional» a futuro: Ausencia de mineros. En Iota no existen los mineros como los que hacen funcionar las monedas basadas en blockchain. El minado no es necesario porque todas las monedas ya están preminadas (ver cantidad y unidades aquí) y la tarea de validación de las transacciones se traslada a los mismos usuarios en una muestra de alta optimización en la distribución de tareas. Todo el funcionamiento del ecosistema Iota será tranquilo y previsible, sin «guerras civiles» que más allá de sus resultados, siempre generan gran volatilidad en el precio de la moneda, confundiendo y ahuyentando inversores.
  • Nicho claro de trabajo: Iota apunta a un mercado clave y bien definido: La Internet de las Cosas. que será muy predominante en el futuro a mediano y largo plazo.
  • Gobernanza transparente: Detrás de Iota hay una Fundación establecida en Alemania donde trabajan los creadores  de la moneda. Esta sede central es la encargada de relacionarse con las empresas y manufacturers para hacer alianzas para que terminen utilizando Iota. A diferencia de otras monedas, en Iota existe un «Señor Iota» con quien hablar. Esta Fundación será la encargada de mantener y asegurar las buenas prácticas del protocolo informático para brindar la previsibilidad que los manufacturers necesitan como condición para implementar Iota en sus productos.
  • Resistencia a ataques por parte de computadoras cuánticas: Aunque todavía están en fase de desarrollo, es de esperarse que en pocos años más las computadoras cuánticas sean una realidad. Con un alto poder computacional capaz de descifrar algoritmos de encriptamiento, estas computadoras son una amenaza para la mayoría de las otras criptomonedas. Iota, diseñada con base ternaria en lugar de la clásica binaria, ya está preparada para enfrentar esa amenaza.

Por todas las características mencionadas arriba es evidente que Iota es una moneda importante por innovación y proyección a futuro. Si bien todavía está en fase inicial PoC (Proof of Concept) es previsible que, en la medida que sea adoptada por la industria, tendrá mucha aplicación práctica en el futuro y por lo tanto será una moneda que vino para quedarse.

Este tren todavía está en la estación

Por todo lo anterior considero que Iota tiene un brillante futuro y como su precio todavía no ha despegado es hoy una excelente oportunidad de inversión. No por nada nunca falta en los portfolios de inversión a mediano y largo plazo sugeridos por todos los especialistas. Ya sea como parte de cualquier portafolio de inversión, o como para comprar y holdear «ALL IN», Iota es una moneda que no defraudará al inversor que en ella confíe.

Las predicciones respecto a los límites de su precio futuro son varias y están basadas en varios aspectos relativos a sus unidades y su característica como moneda explicadas en este artículo.

Considerando todo lo anterior expuesto y analizando la trayectoria pasada de Iota y su proyección a futuro, en mi opinión personal no considero exagerado suponer para Iota un valor de USD 5.-  (+/- 1 USD) para fines del próximo año 2018.

ADDENDUM: Este artículo fue publicado en 18 de Noviembre de 2017 cuando Iota valía USD 0,76 y estaba en el puesto 11 en Market Cap. Hoy en dia 6 de diciembre de 2017 Iota alcanzó los 5 USD y alcanzó el puesto 4 en Market Cap. La evolución del precio de Iota en estos últimos 18 dias fue tan descomunal como inesperada. Lo que demuestra varias cosas:

  1. Es complicado hacer predicciones sobre todo cuando se trata del futuro.
  2. Iota tiene tanto potencial que su comportamiento es imprevisible
  3. Acerté en que el precio iba a subir. Simplemente me quedé corto con la velocidad a la que iba a subir.
  4. Mi nueva predicción de precio para fines del 2018 es entre USD 10 y USD 20

Comentarios

comentarios